Cómo educar a los niños para que sean cariñosos y más respetuosos con los demás

cómo educar a los niños

Cómo educar a los niños para que sean cariñosos y más respetuosos con los demás

La educación infantil no se limita a inculcar una disciplina, enseñar conocimientos básicos y proveer a lo peques de todo cuanto precisan, asimismo es esencial enseñarles a querer y a ser respetuosos con los demás. Y una de las mejores formas de hacerlo es a base de mimos, palabras amables y siempre en un entorno de respeto para formar en el amor y la afabilidad. Desde nuestra escuela infantil, creemos firmemente en la efectividad del aprendizaje según la disciplina positiva. Y por eso queremos compartir con vosotros algunas claves para enseñar a los niños a ser respetuoso según este método educativo. Si no sabéis cómo educar a los niños para que sean respetuosos y cariñosos, no dejes de leer.

Enseñar a los peques a ser respetuosos mediante la disciplina positiva

El primer consejo que podemos daros y que no tenemos duda que ya emplearéis en vuestro hogar es que utilicéis siempre y en toda circunstancia un lenguaje cariñoso. Cuando usáis un lenguaje cariñoso estáis haciendo saber al peque que le queréis, aun cuando su comportamiento no sea el más conveniente. Por servirnos de un ejemplo, en lugar de decirle, “te has portado mal, eres un malo”, podéis decirle lo siguiente: “Eso que has hecho no ha estado bien, tienes que hacerlo de esta otra manera que te voy a enseñar”. De este modo, le hacéis saber que ocurra lo que ocurra, va a poder contar con vosotros y se esforzará más por ‘portarse bien’.

Por otro lado, se debe transformar las muestras de cariño en un hábito. Cuando las muestras de aprecio se transforman en un hábito, el pequeño no se aprovecha de los besos y abrazos para manipular a sus progenitores. Por poner un ejemplo, podéis promover el hábito de dar un beso día tras día al levantarse, al acostarse y al despedirse. Así no lo verá únicamente como un premio o una manera de utilizar el cariño de sus padres a su antojo.

Para que los niños sean respetuosos, es fundamental introducir de manera constante buenas palabras y expresiones que así lo demuestren en el día a día. Recordad dar las “gracias”, los “buenos días” y las “buenas noches” y decir “te quiero” con más frecuencia y en los momentos correctos para que el peque los identifique. Los niños actúan muchas veces por imitación, por eso, ver que vosotros sois respetuosos con los demás, hará que ellos imiten vuestro comportamiento.

Y por último, nunca se debería negar un abrazo o un beso a los peques. Igual que no pueden utilizarse como premio, tampoco como castigo. En el hogar, las muestras de cariño no han de depender de condiciones. Evidentemente, no se trata de llenar al pequeño de besos y abrazos si ha hecho algo mal, mas tampoco se deben negar las muestras de cariño tal y como si se tratara de un castigo. En ocasiones, cuando el pequeño menos ‘merezca’ un abrazo va a ser cuando más lo necesite. ¡Y seguro que esto lo habéis notado!

Esperamos que estos consejos os resulten de gran ayuda en la educación de los peques. Si queréis conocer más o tenéis alguna duda, ya sabéis que podéis preguntar a los profes de nuestra escuela infantil cuando queráis.

No hay comentarios

Publica un Comentario